skolae no logo

SKOLAE no es defectuoso, sino nulo

La ocultación de la realidad a través del contorsionismo lingüístico parece un signo de nuestro tiempo. La batalla por el famoso “relato” que quede finalmente fijado en la opinión pública a través de los medios de comunicación tiene como víctima principal y primera la misma verdad de los hechos objetivos.

Tras la publicación de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra sobre la implantación de SKOLAE, tanto en abundantes titulares de medios de comunicación como por parte de representantes de los partidos políticos responsables del Programa se ha pretendido señalar como “defecto de forma” su invalidez. Como si se tratara de un defectillo, una pequeña omisión o error en la tramitación que hubiera que subsanar para continuar con su implantación, y listo… Nada más lejos de la realidad.

lo que dice la sentencia es que se prescindió “total y absolutamente” de lo legalmente establecido: el anterior cuatripartito impuso el programa SKOLAE saltándose “total y absolutamente” el procedimiento legal.

Skolae no es defectuoso_Diario de Navarra-23_06_2020
Portada_Diario de Navarra-23_06_2020

No, no se trata de un defectillo. No es un simple error de procedimiento. Y no, no se puede subsanar. La sentencia dice con claridad que la resolución por la que se aprobó SKOLAE para su generalización progresiva a todos los centros educativos de Navarra es “nula de pleno derecho” (página 59 de la sentencia 141/2020). Esto significa que aquella resolución de agosto de 2018 se considera absolutamente ineficaz para generar efectos jurídicos. Para entendernos: acudiendo a la forma máxima de anulación, el Tribunal Superior entiende que aquella Resolución no tiene ningún efecto ni consecuencia. Como si no hubiera existido.

¿Y por qué es tan grave para nuestro Tribunal Superior aquella resolución que generalizaba la implantación de SKOLAE, hasta el punto de declararla “nula de pleno derecho”? Lo dice también la sentencia: porque en la aprobación de este Programa “se ha prescindido total y absolutamente del procedimiento legalmente establecido” (página 56 de la sentencia). No es que el anterior Gobierno cuatripartito se hubiera equivocado en algún aspecto del procedimiento, o que le faltara alguna casilla que rellenar. No, lo que dice la sentencia es que se prescindió “total y absolutamente” de lo legalmente establecido. Repitámoslo: el anterior cuatripartito impuso el programa SKOLAE saltándose “total y absolutamente” el procedimiento legal.

La gravedad de esta imposición a través de un procedimiento ilegal ha hecho innecesario que el Tribunal tenga que pronunciarse sobre el fondo del asunto, es decir, sobre si alguna parte del programa SKOLAE vulnera o no derechos fundamentales de los ciudadanos, padres y alumnos. Esto no significa, como algunos pretenden difundir maliciosamente, que el Tribunal no ponga objeciones al contenido de este Programa. No es un visto bueno a su contenido. Simplemente no se ha pronunciado al respecto por la manifiesta ilegalidad del acto administrativo por el que se pretendía su implantación.

Por todo lo anterior, SKOLAE no se puede subsanar. Siendo nulo de pleno derecho, habrá que comenzar desde cero un nuevo procedimiento. Si el actual Gobierno quiere mantenerlo en las mismas condiciones y con los mismos contenidos, o si prefiere cambiar el Programa para mantener lo que considere provechoso en favor de la coeducación y la educación sexual, eliminando los contenidos u obligaciones más controvertidos que han ocasionado un amplio e intenso rechazo social, es algo que tendrá que decidir el PSN con sus actuales socios.

Desgraciadamente, parece que el Consejero Gimeno quiere cometer los mismos errores y atropellos del anterior Cuatripartito: con una sentencia del Tribunal Superior en contra, mantienen el Programa mientras ganan tiempo con un improbable recurso de casación. Lo sensato y razonable sería paralizar su aplicación, porque la declaración del Programa como nulo de pleno derecho significará, cuando se confirme la sentencia, que sus efectos se consideran absolutamente invalidados. Es una frivolidad tremendamente irresponsable reiterar esta política de “tierra quemada”, jugando a ganar tiempo en los tribunales de España (¿esto sí les parece bien ahora a Geroa y Bildu?). Los perjudicados con estos malabares políticos serán los de siempre, los ciudadanos. Como ya pasó, por cierto, con la imposición ilegal y posterior juego jurídico en el caso de las Escuelas Infantiles en Pamplona, cuyos efectos padecieron muchas familias mientras se alargaban los recursos a pesar de la manifiesta nulidad de aquellas decisiones. ¿Le merece la pena, Consejero Gimeno, mantener un Programa declarado nulo de pleno derecho por el Tribunal Superior de Navarra? ¿No sería más sensato, en todo caso, empezar de nuevo y procurar hacerlo mejor? ¿O es que sus socios no le dejan hacer lo correcto, y usted cede ante su sectarismo?

Mientras juegan en los Tribunales por malabares políticos que no benefician en nada a la ciudadanía, contentémonos al menos con defender la verdad frente a las intoxicaciones interesadas. SKOLAE no tiene un defectillo de forma, ha sido declarado nulo de pleno derecho. Que no le engañen.

No, no se trata de un defectillo. No es un simple error de procedimiento. Y no, no se puede subsanar. La sentencia dice con claridad que la resolución por la que se aprobó SKOLAE para su generalización progresiva a todos los centros educativos de Navarra es “nula de pleno derecho” (página 59 de la sentencia 141/2020)

Desgraciadamente, parece que el Consejero Gimeno quiere cometer los mismos errores y atropellos del anterior Cuatripartito: con una sentencia del Tribunal Superior en contra, mantienen el Programa mientras ganan tiempo con un improbable recurso de casación. Lo sensato y razonable sería paralizar su aplicación, porque la declaración del Programa como nulo de pleno derecho significará, cuando se confirme la sentencia, que sus efectos se consideran absolutamente invalidados. Es una frivolidad tremendamente irresponsable reiterar esta política de “tierra quemada”, jugando a ganar tiempo en los tribunales de España (¿esto sí les parece bien ahora a Geroa y Bildu?). Los perjudicados con estos malabares políticos serán los de siempre, los ciudadanos. Como ya pasó, por cierto, con la imposición ilegal y posterior juego jurídico en el caso de las Escuelas Infantiles en Pamplona, cuyos efectos padecieron muchas familias mientras se alargaban los recursos a pesar de la manifiesta nulidad de aquellas decisiones. ¿Le merece la pena, Consejero Gimeno, mantener un Programa declarado nulo de pleno derecho por el Tribunal Superior de Navarra? ¿No sería más sensato, en todo caso, empezar de nuevo y procurar hacerlo mejor? ¿O es que sus socios no le dejan hacer lo correcto, y usted cede ante su sectarismo?

Mientras juegan en los Tribunales por malabares políticos que no benefician en nada a la ciudadanía, contentémonos al menos con defender la verdad frente a las intoxicaciones interesadas. SKOLAE no tiene un defectillo de forma, ha sido declarado nulo de pleno derecho. Que no le engañen.

Comparte
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para darte la mejor experiencia en nuestra web. Si sigues navegando aceptas su uso. Más info sobre política de cookies.